El Blog de Psideh

Todo acerca de nuestros artículos

EL JUEGO DE PODER EN LA RELACIÓN DE PAREJA

Autor: Lic. Carlos Adalid Posos Jaime

Publicado: Jueves, 09 Abril 2020


el-juego-de-poder-en-la-relacion-de-pareja

Diferenciar entre la posición del juego, las Reglas del juego y las Estrategias del jugador


Como en otras muchas ocasiones vamos a jugar y aprender algo que puede ser trascendental en nuestras vidas…

Ayúdame con lo siguiente… ¿Qué sucede después de que decidieron vivir juntos?… Sin casarse o casados. La pregunta es la misma: ¿Qué sucede…? ¡Bueno!… Dentro de lo mucho que sucede… comentaremos que se entra en un juego de poder.


Imaginemos un tablero de ajedrez cuadriculado, negro y blanco. Como una forma de representar que, en una relación de pareja hay un tablero de juego entre 2 personas.  Ambos, antes de vivir juntos, juegan con sus propias reglas de vida y aquella estrategia que les ha funcionado la intentarán aplicarla en el juego presente… sorprendentemente el tablero sobre el que juegan hoy es él mismo, porque viven en la misma casa.

En una relación de pareja se puede representar la posición de poder con estos colores de las figuras y espacios en el tablero. Al iniciar una relación (considerándolo como el juego) hay que elegir entre, las figuras blancas o las figuras negras. Los que ceden el poder son de color blanco y los que buscan el poder son las figuras negras, que se mueven en los cuadros del mismo color.  Es pertinente mencionar que, existen muchas mujeres y hombres que juegan con las fichas negras (la posición de poder) y otros les fascina, solo moverse en los cuadritos blancos en el papel de ceder el poder.

Ejemplo, muchas mujeres empatizaban con la cantante Jenny Rivera, a razón de que, en las letras que interpretaba, ella jugaba en la posición de poder. Esa imagen la convertían en un estandarte de la mujer empoderada, firme y exitosa. Podría decirse que jugaba con puras fichas negras, pero pareciese que ya dentro de la intimidad de su casa, terminaba en los espacios blancos (cedía el poder) y perdía cuantos juegos iniciaba.

Muchos tenemos miedo de caer en el juego de las fichas blancas y evitamos jugar. Al menor indicio de ceder el poder, terminamos la relación por el hecho de sentir que nos pasamos de fichas negras a las fichas blancas.

Lo que la gente no sabe… es que la elección de las fichas, ---desde donde jugamos--- es lo de menos… establecer las reglas es más importante y la estrategia del juego es vital para vivir en pareja.

Sobre las reglas del juego

Aclaremos que cada relación mantiene sus propias reglas del juego, porque se llega a un acuerdo lentamente, en medio de un “estira y afloja”.

Pero por una extraña razón antes de iniciar el juego de vivir juntos, pensamos que si hoy decido jugar con las figuras blancas (ceder el poder) voy a estar en la peor posición del juego. Sin embargo, recuerda que, a pocas semanas del juego, muchos tienden a cambiar su elección de figuras blancas a figuras negras. Y aclaro solo es cambiar de posición… y que eso sucede todos los días, y por mucho tiempo. ¡Muchas veces disfrutamos ceder el poder y otras muchas tomarlo al 100%. Ejemplo, hay temas que en las que se cede el poder y otros en las que toma la iniciativa… eso es lo natural en una relación. Sin embargo, también es importante aclarar que existen personas que difícilmente pueden dejar de jugar con sus fichas favoritas, negras o blancas. ¿A razón de qué?… bueno, son personas que muy probablemente tengan una historia de dolor que los ha hecho que se aferren al color de las figuras… por miedo a ser lastimados… por la seguridad que les brinda el poder… porque se prometieron no volver a ceder… o todas juntas.

Lo que quiero enfatizar es que persiste como una idea que si tomo las fichas blancas me va a ir mal. Pero créeme, que la realidad de las relaciones no depende de la elección donde cedas o tomes el poder.

Lo importante sobre las reglas es que se van estableciendo como rutina o tradición… por comodidad o afinidad. Frases como:

¡Sobre este tema no me digas nada!              ¡El tema del dinero…!                 ¡El tema de mi familia…!

                                                             ¡La limpieza…!                         ¡El uso del baño…!               

Todo donde se hayan de establecer reglas de convivencia, se entra en el juego de ceder o tomar.

Para mantener un equilibrio dentro de las relaciones de pareja, te sugiero que de todas las reglas que ustedes establezcan… filtren bajo los siguientes principios:

·       Que nada de lo que hagas o decidas dañe al sistema familiar.

·       Recuerda que todos los extremos afectan de una u otra forma.

·       Flexibilidad, apertura y actualización. Todo lo implantado se puede mover.

·       Que encuentren comodidad ambos integrantes de la pareja.

Aquí lo importante de las reglas es la finalidad con que son implantadas. Cualquier regla se implanta para dar orden, seguridad, estabilidad y garantizar la perpetuidad al sistema familiar,  jamás para someter o castigar a las personas. Puedes acceder a nuestro artículo de reglas de orden, leyes de lealtad y expectativa de los padres para profundizar en este punto. Pero recuerda en toda pareja, familia o institución existen reglas y lo importante es hacerlas explicitas.

 

 

Las estrategias

Llegamos a la mejor parte “Las reglas son importante pero LA ESTRATEGIA ES LO VITAL”

Hablemos de cinco estrategias, que pueden ser las más comunes, pero no dudo que haya más. Sin embargo, estas nos confirmaran que, independientemente de la posición que elijamos, las estrategias para jugar son muy variadas y tienen el fin de ganar.

“Hacer creer que el otro tiene el poder” ¡Esta la disfruto mucho!… la mayoría de las mujeres hacen creer a los hombres, que ellos tienen todo el control, que no pueden hacer nada sino lo autoriza y se terminan haciendo las cosas como ellas dicen. Los hombres igual, le dicen a la esposa que no tienen cuenta de Facebook y sí las tienen. La estrategia es hacer creer que el otro tiene el poder. ¿Para qué? No lo sé… solo ellos saben que ganan. Los que creen que tienen el poder absoluto, estos creen que solo se hace lo que él o ella dice, pero al darse la vuelta, las personas hacen lo que quieren y como lo quieren… pero frente a la imagen de autoridad inflexible, su pareja aparenta haber cedido el poder.

“Tomar todo el control” En los casos extremos, donde ellos se apoderan de la voluntad de las mujeres, el precio es muy caro para ellos, al igual que para ellas. Las demandas son lo menos, también, tenemos que considerar el juicio de los hijos y sus afectaciones por lo inflexible, ortodoxo o rígido que es la autoridad. En estos sistemas todos pagan algo para sostenerse. Enfatizamos ¡Las posiciones extremas e inflexibles dañan a ambos integrantes! La lucha de poder se puede tornar peligrosa y en todo momento impera “el hacer pagar al otro” de lo que hizo o dejó de hacer y eso nada tiene que ver con los principios para establecer la reglas que comentamos. Toda la historia de la humanidad ratifica que no hay poderes absolutos, en ninguna institución, en ninguna sociedad ni en ningún tiempo.  Tratar de sostener esas relaciones solo es postergar el sufrimiento. En esta estrategia todos pierden.

“Ceder, ceder, ceder, juntar facturas y después cobrar con intereses” Hay personas que le apuestan al tiempo, juegan con las reglas de ceder por algún tiempo, después se pasan a las fichas negras y hacen su voluntad, puede ser cuando ellas adquieren más poder e independencia, por ejemplo, los hijos crecen y ellas son independientes económicamente y ese es el momento de que hacen pagar al verdugo.

“Los que dicen que no pueden hacer nada” Desde una indefensión y sin poder, consiguen muchas cosas. Por ejemplo, el papá que no puede trabajar porque tiene lesionada una pierna. Pero pareciese que tiene indemnización para toda la vida y todos los demás giran a su alrededor, haciendo su voluntad.

“La mujer mártir” Durante muchos años ellas resisten lo peor que les hace su pareja. Pero cuando los hijos crecen, son a ellas a quien les atienden, miman, cuidan los hijos. Entonces, la estrategia fue ganar a través de los hijos y no cobrar a la pareja. Es una forma distinta de obtener ganancia y ganar el juego.

Es importante en todo momento, definir el juego, las reglas del mismo, las estrategias y lo que se busca ganar desde la responsabilidad personal. Es decir, poder reconocer que, el que eligió jugar fui YO y estar conscientes de esto me hace el único responsable de cómo termina la partida, si ganando o perdiendo.   Recuerda que no existe relación sin este juego de poder y que el establecimiento de reglas es para dar orden, seguridad, estabilidad y garantizar la perpetuidad del sistema familiar… jamás para someter o castigar a las personas.                             

el-juego-de-poder-en-la-relacion-de-pareja

Autor: Lic. Carlos Adalid Posos Jaime

Estudió la licenciatura en Psicología. Es instructor certificado por el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales. CONOCER. Su interés e inquietud por el conocimiento, lo ha llevado a ser altamente autodidacta y a través de la experiencia práctica se ha especializado en programación neurolingüística, inteligencia emocional, entre otros enfoques. Todos ellos dirigidos al desarrollo del hombre como individuo en sus contextos laborales y personales principalmente.

Más artículos del autor